Es una técnica de pintura a través de la cual se pueden ofrecer resultados con mucho detalle, volumen, brillos, y en donde el único límite lo pone tu imaginación. El hecho de que sea una arte puramente manual, no mecánico, permite lograr un trabajo totalmente personalizado en cada caso. Utilizando máscaras, diferentes tipo de pinturas, e incluso combinándolo con rotulaciones en vinilos, se logra un producto final único y exclusivo.






Gracias al trabajo en conjunto con otros profesionales especialista en diferentes áreas del diseño, se realizan proyectos de imagen corporativa, creación de marcas, productos nuevos, desde el boceto hasta el prototipo para su posterior producción final.
Se realizan reparaciones y piezas completas en fibra de carbono. Esta técnica tiene muchas aplicaciones a niveles de alta competición. Tras la reparación se restaura completamente la pintura original del cuadro, para no dejar constancia de la rotura.